Supervisión del ruido como función del delegado de seguridad y salud

Como empleador, trabajador y miembro del comité o delegado de seguridad y salud en el trabajo te interesa conocer los siguientes aspectos de supervisión del ruido en el ambiente de trabajo:

 

Comencemos determinando que, esta función consiste en actuar dinámicamente (es decir, actuar antes de que aparezcan problemas de salud o de audición) para eliminar o controlar la exposición al ruido en el lugar de trabajo. Porque, tener el control del ruido ayudará a proteger la audición de los trabajadores y su salud en general.

 

La siguiente lista sobre el control del ruido en todo ambiente de trabajo, te permitirá evaluar los controles del ruido existentes en tu lugar de trabajo, y contribuirá a alcanzar esta finalidad:

 

  • Presta atención si se producen indicios tempranos de pérdida de audición.
  •  Colabora con tú empleador y su sindicato para que se midan los niveles de ruido en el lugar de trabajo; debido a que la supervisión del ruido es una manera eficaz de conocer los niveles concretos y las fuentes de ruido en el lugar de trabajo.
  • Consigue los resultados de la medición del ruido y realiza una comparación con los Estándares Nacionales de Calidad Ambiental para Ruido vigente, para poder alcanzar el mínimo nivel posible de decibeles en el lugar de trabajo.
  • Aplica el método más sencillo para realizar la evaluación de la exposición a un ruido: permaneciendo a la distancia de un brazo de un colega de trabajo, y si no puede hablar con él en tono normal y tiene que gritar para comunicarse, quiere decir que el nivel de ruido del lugar de trabajo es demasiado elevado y que hay que disminuirlo.
  • Colabora con el empleador y el sindicato para eliminar los riesgos en materia de ruidos.
  • Si no se puede eliminar colabora para reducirlo en la fuente, lo cual puede ser más barato que comprar protectores de oídos para todo el mundo. No obstante, si no es posible reducir el ruido en la fuente, habrá que utilizar barreras u obstáculos. Por lo que, los trabajadores expuestos a niveles de ruido de 80 dB deben llevar protectores de los oídos y rotar en el puesto de trabajo no más de cuatro horas de trabajo continuo en ese nivel de ruido.
  • Facilitar a los obreros protección para los oídos es el método menos aceptable de control de ruido. Ahora bien, si es la única solución, es preferible que lleven orejeras en lugar de tapones de oídos, teniendo en cuenta los distintos tipos de protectores de oídos para averiguar el nivel de protección que prestan. De ser posible, trate de llegar a un acuerdo con el empleador para eliminar las máquinas ruidosas en una fecha determinada.

 

  • Contar con protectores para los oídos suplementarios en el lugar de trabajo a fin de que se los puedan poner los trabajadores que olvidan o pierden los que se les hayan atribuido, puede ser una buena práctica de prevención.
  • Señalizar claramente las zonas en que hay que llevar protectores de los oídos, utilizando símbolos que indiquen la necesidad de ponerse los protectores de los oídos. Trata de concebir maneras no verbales de comunicar, a fin de que los trabajadores puedan recibir señales de alarma en caso de peligro.
  • Presta atención a los nuevos trabajadores o a los visitantes, puesto que sus reacciones y actitudes, pueden ser indicadores de que en el lugar de trabajo hay un problema de ruido.
  • Efectúa una encuesta en el lugar de trabajo preguntando qué problemas de ruido hay en el lugar en que trabajan.
  • Haz una lista con los distintos problemas de salud que el ruido puede causar y pregunta a los trabajadores si han tenido alguno de ellos, ya que dicha información puede ayudar a detectar exposiciones excesivas a ruidos.
  • Colabora con tu empleador y sindicato para que se hagan pruebas periódicas de audición a los trabajadores expuestos a ruidos excesivos.
Share Button